ATOX en Facebook
Síganos para mantenerse al día de las novedades ATOX y de la actualidad del sector de la logística y el almacenaje.

Estanterías metálicas bajo cero

Según el último informe económico publicado por la Confederación Europea de Industrias de la Alimentación y Bebidas (CIAA), un gran número de países europeos iniciaron el 2013 con un crecimiento en las cifras de negocio del sector de la alimentación, y un aumento total de las exportaciones fuera de la Unión Europea del 4,1%.

El crecimiento del sector de la alimentación implica una mayor necesidad de almacenes de temperatura controlada. Con temperaturas por debajo de los 18ºC y con temperatura mínimas que pueden llegar a -30ºC, los almacenes en frío tienen que enfrentarse a desafíos adicionales.

Es habitual recurrir a la paletización mediante almacenes automáticos, minimizando así la cantidad de aire no refrigerado que entra en la zona de frío y reduciendo los tiempos de presencia de personal bajo condiciones de bajas temperaturas.

En los casos en los que no se instalan almacenes automatizados, se utilizan estanterías metálicas de alta densidad de almacenamiento, como la paletización compacta o drive-in, que al no requerir pasillos permite aprovechar al máximo la zona refrigerada o bien permitir el uso de una zona de menor tamaño. Esto es especialmente importante si se tiene en cuenta que energéticamente es más costoso enfriar el aire que calentarlo.

Estanterías metálicas de paletización compacta o drive-in
Estanterías metálicas de paletización compacta o drive-in

Pero el almacenamiento a bajas temperaturas no sólo afecta al diseño del almacén, también a las operaciones de manutención, puesto que el frío reduce las duraciones de las baterías, tanto de los terminales de adquisición de datos para operaciones de picking como de las carretillas elevadoras eléctricas. En el primer caso, se soluciona usando dispositivos especialmente diseñados para estos entornos, debidamente sellados para evitar un enfriamiento excesivo, y con botones de mayor tamaño y pantallas de alta sensibilidad para favorecer la ergonomía en su uso con guantes protectores.

En el caso de las carretillas elevadoras, el uso de baterías de alto voltaje (48V frente a 24V ó 36V), permite compensar parcialmente este efecto. Otra alternativa más novedosa es el uso de carretillas elevadoras con pilas de combustible de hidrógeno, puesto que su rendimiento no se ve afectado por las bajas temperaturas.

Si bien en todo almacén es importante la elección adecuada del tipo de estanterías metálicas, en el caso de los almacenes en frío es aún más crucial. ATOX, como fabricante de sistemas de almacenaje, puede ofrecer soluciones a medida del cliente, optimizando así el espacio de almacenamiento en la zona refrigerada, la agilidad en las operaciones de manutención y la eficiencia energética.