ATOX en Facebook
Síganos para mantenerse al día de las novedades ATOX y de la actualidad del sector de la logística y el almacenaje.

El "efecto látigo" en la cadena de suministro

El "efecto látigo" o "bullwhip effect" es un fenómeno muy conocido en logística y hace referencia a los grandes desajustes que pueden darse entre la demanda real de los consumidores y la demanda de los actores intermedios que participan en la cadena de suministro, afectando tanto al stock en las estanterías metálicas de los puntos de venta como al almacenamiento en los grandes almacenes paletizados de los centros de distribución.

Qué es el efecto látigo en logística

El efecto látigo se inicia ante un aumento de demanda de un producto por parte de los consumidores. El punto de venta genera entonces una demanda a su proveedor que será mayor que la demanda real de los consumidores, para tener stock de seguridad o aprovechar descuentos por volumen de compra. A medida que se asciende por la cadena de suministro, la demanda vuelve a crecer porque en cada nivel de la cadena se añadirán unidades extra para su propio stock de seguridad y beneficiarse de mejores precios. También se introducirán demoras en el suministro por esperar a acumular pedidos de mayor volumen y así reducir costes de transporte, lo que a su vez fomentará la demanda de más stock de seguridad. Y así a medida que se continúa ascendiendo en la cadena de suministro hasta llegar al fabricante, que percibirá un aumento de demanda artificialmente magnificada y podría llevarle a aumentar la producción como respuesta a una demanda mucho mayor que la real.

El origen del término "efecto látigo" o "bullwhip effect"

El nombre de "látigo" dado a este fenómeno se debe a su similitud con un látigo, donde un pequeño movimiento de brazo puede generar un gran movimiento en su extremo. Así, una fluctuación pequeña en la demanda por parte de los consumidores puede provocar unas fluctuaciones en la cadena de suministro mucho mayores. En 1961 y a través de la editorial del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Jay Forrester publicaba su libro "Industrial Dynamics" en el que acuñaba el término "bullwhip effect" ("efecto látigo" en español).

Los almacenes y el efecto látigo

Una de las técnicas para aliviar las consecuencias del efecto bullwhip o efecto látigo es mantener una información más transparente entre los diferentes actores de la cadena de suministro, de forma que eslabones en posiciones superiores de la cadena tengan acceso a la información de los puntos de venta y, por tanto, un conocimiento de la demanda real.

La optimización de las técnicas predictivas de abastecimiento se vería beneficiada con sistemas de almacenaje y estanterías metálicas más eficientes, que permitan niveles mayores de rotación y un mayor aprovechamiento del espacio de almacenamiento, como las estanterías dinámicas de paletización y el picking dinámico, así como la automatización de los almacenes con transelevadores y miniload.

En la actualidad, hay que añadir complejidades como la globalización de los mercados y el comercio electrónico. Aunque esto introduce a la vez tanto complicaciones adicionales como nuevos modelos que mitigan el efecto látigo. Por ejemplo, modelos de negocio donde el propio fabricante, a través de las ventas online, abastece directamente a los consumidores, eliminando actores intermedios en la cadena de suministro y sincronizando directamente las demandas reales de los consumidores con los niveles de producción.

En cambio, políticas de devoluciones más flexibles y modelos de negocio orientados a la Long Tail pueden volver más complicadas las predicciones de la demanda y los cálculos para el aprovisionamiento en los almacenes.

Además, el comercio electrónico permite acceder a un espectro más amplio de consumidores, tanto geográficamente como por perfiles, lo que conlleva a requerir más espacio de almacén frente a menos espacio de tienda, y propiciando la necesidad de disponer de stock de seguridad para afrontar ventas que pueden originarse en cualquier momento de los 365 días al año, 24 horas al día.

ATOX Sistemas de Almacenaje, fabricante reconocido por la alta calidad de sus estanterías metálicas, diseña y fabrica soluciones de almacenaje a medida de las necesidades de sus clientes. La elección y la adaptación del tipo de estantería metálica más apropiado para cada tipo de almacén contribuye a optimizar la gestión de la cadena de suministro, desde almacenes autoportantes y estanterías para paletización, hasta estanterías para picking y soluciones de ampliación de espacio, como altillos o entreplantas.